gato rescatado de un arbol

Rescate de gatos en árboles: ¡Auxilio felino en las alturas!

Si tu minino se ha aventurado a lo alto de un árbol y parece no poder volver, aquí te dejo unos trucos para traerlo de vuelta a tierra firme. En caso de que esté demasiado alto como para que lo alcances, podrías recurrir a un puntero láser o incluso a una escalera para guiarlo hacia abajo. Pero ojo, siempre con cuidado.

Índice
  1. Cómo bajar a tu gato del árbol
    1. Medidas de seguridad al rescatar
    2. Qué hacer si el gato está muy alto
  2. Puntero Láser
    1. Mímalo un poquito
  3. Guía práctica para el rescate de felinos en árboles con escaleras
    1. Precauciones antes de la acción
    2. Comprendiendo a tu minino
    3. ¿Qué hacer si no tienes una escalera?
    4. Si tu gato se quedó atascado en una rama y no puedes ayudarlo a bajar
  4. Los saltos y tu gato
    1. ¿Sabías qué?
    2. El instinto de saltar

Cómo bajar a tu gato del árbol

Tu peludo amigo se ha trepado y ahora es momento de actuar para ayudarlo a bajar:

  1. Localiza su posición exacta y calcula la altura a la que está.
  2. Llama su atención. Si te escucha y te reconoce, es posible que se anime a acercarse.
  3. Si él no puede o tú no puedes subir, intenta colocar su transportín cerca, con algo de comer y beber adentro. El olor podría convencerlo de que el descenso vale la pena.

Medidas de seguridad al rescatar

No te olvides de protegerte. Ponte ropa de manga larga y guantes gruesos. Así evitarás arañazos y te será más fácil sujetar a tu gato si está nervioso. Cuando lo cojas, hazlo con firmeza y suavidad; si logras asir su pelaje de cierta manera, podría relajarse bastante.

Qué hacer si el gato está muy alto

Es normal que un gato se asuste si está varado en un lugar alto. No intentes forzarlo a descender; esto podría estresarlo aún más. Verifica si realmente quiere bajar y si no lo hace por miedo o confusión.

Si sabes cómo trepar, podrías intentar ir por él. Pero si está realmente alto, la escalera quizás no sea suficiente. Puedes usar algo grande y seguro para ayudarle a descender. Y si parece reacio a aceptar ayuda directa, la comida siempre es un buen recurso para tentarlo a bajar por su cuenta.

Puntero Láser

Si tu minino se ha convertido en un acróbata y ha trepado a un árbol, el puntero láser puede ser tu aliado para bajarlo. Inicia señalando un punto accesible en el árbol con el puntero. Luego, desliza el haz de luz por el árbol hacia abajo y deja que tu gato lo persiga. Tendrás que repetir el movimiento un par de veces.

Pero ojo con los riesgos. El haz láser es peligroso; puede lastimar los ojos de tu gato y, además, puede frustrarle bastante. Piensa que tu gato es un cazador nato y lo que quiere es capturar su presa. Un simple punto de luz no le dará esa satisfacción que obtendría al cazar un ratón.

Mímalo un poquito

Cuando tu gato descienda, celebra con caricias o alguna chuchería. El láser no solo es una fuente de diversión, sino que también le permite estirarse y ejercitarse. Este estímulo lumínico le da al cerebro de tu amigo peludo un buen entrenamiento y le ayuda a escapar de la monotonía.

Aunque pueda parecer un juego inofensivo, los punteros láser también tienen su lado oscuro. Tu felino puede volverse obsesivo y olvidarse del mundo a su alrededor. Y lo más importante, cuida esos ojitos, el láser puede ser dañino para su visión.

Como alternativa, la combinación de una toalla y una escoba también puede ayudarte a rescatar a tu gato del árbol, siempre y cuando esté al alcance. Ten cuidado, si no lo haces bien, podrías asustarle más o incluso hacerle caer. Esta técnica es efectiva, pero no es la mejor idea si tu gato está asustado o lastimado. Si tu amigo está muy arriba, mejor usa una escalera firme y guantes para asegurar tu agarre. Y para el descenso, un transportín puede ser tu mejor amigo para asegurar que tu gato baje sano y salvo.

Guía práctica para el rescate de felinos en árboles con escaleras

Intenta con una escalera larga apoyándola contra el árbol donde está el michi. Si el felino está a un brinco, podría tentarse a ir hacia la escalera y luego descender. Pero ojo, que si se estresa o se cae, estaríamos lejos de un rescate seguro.

Quizás hacer un sonido familiar pueda captar su interés. ¡Quién dice que no resulte!

Precauciones antes de la acción

Checa que tengas a alguien contigo antes de trepar. No es plan que el peso del minino cause un desbalance y te lleves un buen susto. Además, no olvides: guantes y ropa de manga larga son tu armadura contra arañazos.

Y como tip estelar, si metes al gato en su transportín, bajarlo será un paseo.

Comprendiendo a tu minino

Aunque tu gato sea un maestro del equilibrio, hay que conocer sus límites. Son expertos escaladores, pero no pienses que van a saltar hacia la nada por su cuenta. Generalmente se tranquilizan con el tiempo y hallan la manera de volver al suelo.

¿Qué hacer si no tienes una escalera?

Si no sabes trepar árboles o no cuentas con una escalera, no tires la toalla. Podrías ingeniar algo con una pelota de tenis y unas piedritas para darle peso, amarrar todo a una cuerda y con eso elevar el transportín hacia el gato. A veces, ellos solitos entran y eso te facilita el rescate.

Si tu gato se quedó atascado en una rama y no puedes ayudarlo a bajar

Primero, chequea si el gato realmente está atrapado. Estos bichitos suelen ser astutos y pueden encontrar el camino de vuelta cuando les pinta el hambre. Si pasan más de unas horas y tu gato sigue sin bajar, es momento de pasar al plan B.

Contacta a los profesionales. Los bomberos son los héroes de estas situaciones, listos para atender estas emergencias. Eso sí, asegúrate de que sea una situación que realmente no puedas manejar.

Y si la situación no es para tanto, hay servicios especializados en rescate de mascotas. Busca en línea "rescate de mascotas" más tu ciudad y encontrarás a alguien equipado para traer de vuelta a tierra firme a tu minino aventurero.

Recuerda, la seguridad tanto tuya como la de tu minino es lo más importante.

Los saltos y tu gato

Los saltos son lo suyo, es algo natural en ellos. Anímale a saltar en los lugares adecuados en lugar de frenarlo. Además, ¿sabías que puedes enseñarle cuándo y dónde no hacerlo? Kara Murphy, una escritora de Erie, Pensilvania, ha compartido varios tips sobre esto.

¿Sabías qué?

Los gatos son unos supervivientes natos. Han aprendido a caer sin una sola raspadura, ya sea por un ramazo o una racha de viento. Su cuerpecillo está diseñado para eso, es parte de su magia evolutiva, lo que les da ventaja frente a otros animales. Incluso tienen un sexto sentido para caer de pie, parecido a nuestro equilibrio, y usan su cola para dirigir el aterrizaje.

El instinto de saltar

Este don de los saltos viene de serie en su ADN. Muchas veces, un brinco es su salvación de peligros o depredadores. Ojo, si tu amigo peludo salta más de la cuenta, podría estar estresado o no sentirse del todo bien. Además, no olvides que saltar también es su manera de pasar desapercibidos ante cualquier amenaza.

Rescatar a tu gato de un árbol puede parecer un desafío de otro mundo, pero es posible. Lo más importante es que el gato se sienta tranquilo y seguro. No escatimes en chucherías y cosas que le reconforten. Y, claro está, mejor si tienes un equipo de apoyo en el suelo. Y por si las moscas, ten a mano una manta o cojín, para amortiguar cualquier caída.

  Diferencia entre abuela materna y paterna

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Rescate de gatos en árboles: ¡Auxilio felino en las alturas! puedes visitar la categoría Animales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir